Jengibre

Salsa de Jengibre

Salsa de jengibre

¿Quieres probar una receta diferente, exótica? Te recomendamos que hagas esta salsa de jengibre. La puedes consumir sin más, como si fuese una sopa, o bien acompañar con otros alimentos, como con muchas carnes. Es muy fácil de preparar, requiere de un tiempo total de 30 minutos y unos ingredientes fáciles de conseguir.

Sin más dilación, te explicamos cómo hacerla.

Estos valores se aplican a la receta al completo:

Composición
Cantidad
Calorías
494 kcal
Hidratos de Carbono (Carbohidratos)
127 gr
Proteinas
3 gr
Colesterol
1,2 gr
Grasas
3 gr
Fibra
15 gr
0 MIN
TIEMPO DE PREPARACIÓN
0 MIN
TIEMPO DE ELABORACIÓN

PREPARACIÓN DE LA RECETA

INGREDIENTES

  • 30 gramos de jengibre fresco pelado.
  • 500 gramos de azúcar.
  • 4 peras peladas y sin corazón (es importante que no estén muy maduras).
  • 6 ciruelas negras.
  • 30 gramos de miel.
  • 300 gramos de agua.

A COCINAR...

  1. Cogemos la batidora de vaso y agregamos 20 gramos de jengibre fresco (asegúrate de que esté pelado). Agrega también el azúcar y bate hasta lograr una mezcla consistente.
  2. Coloca esta mezcla en una olla y agrega los 300 gramos de agua. Deja que vaya subiendo la temperatura progresivamente durante 5 minutos. En todo este tiempo no pares de remover la mezcla, para evitar que se detenga. Así obtendrás un almíbar de jengibre.
  3. Pela las peras y colócalas en un cazo. Vierte el almíbar sobre ellas y cuece todo a fuego lento durante unos 20 minutos. Es importante que vayas comprobando las peras para que no se peguen ni se pasen (cuando detectes que están tiernas, será el momento de sacarlas).
  4. Mientras van pasando los 20 minutos, les quitamos el hueso a las ciruelas. Las colocamos en un nuevo cazo y le añadimos 40 gramos del almíbar anterior. Le agregamos 10 gramos del almíbar anterior y la miel. Deja que se cocine durante 5 minutos.
  5. Cuando haya pasado el tiempo, es el momento de recoger el contenido de ambos casos y de pasarlo nuevamente por la batidora. Así conseguiremos una salsa de jengibre especial en la que todos los ingredientes estarán equilibrados y diferenciados.
  6. Usa un colador, o un tamiz de malla fina, con el objetivo de eliminar los restos de piel que hayan podido quedar. 
  7. Si quieres darle un sabor un tanto más exótico, puedes aprovechar al final de la receta para agregar algunos arándonos rojos y triturar.

¿CON QUÉ SE PUEDE ACOMPAÑAR LA RECETA?

Como ya hemos comentado, esta salsa de jengibre se puede utilizar para combinar diferentes tipos de platos.

  • Puede tomarse simplemente como si fuese una sopa, como un entrante o como un postre. Su nivel de calorías es un tanto elevado, por lo que debe consumirse con moderación.
  • Se puede combinar con un plato de carne. Para ello, habrá que colocar una pequeña cantidad de salsa al lado del plato de carne, de tal manera que el comensal pueda aplicar al gusto. En este caso, es una buena receta para todos aquellos que busquen el contraste entre un plato dulce y otro salado.
  • También es posible convertir este plato en un postre diferente: lo único que tenemos que hacer es un triturar las peras para hacer la salsa de jengibre. Tan solo trituraremos los ingredientes del cazo que tenga las ciruelas. Después colocamos las peras bañadas en almíbar en un plato y al lado ponemos la salsa de ciruelas. En este caso, es más que recomendable añadirle arándanos a las ciruelas.

Esta sabrosa salsa de jengibre es muy fácil de preparar y no te llevará mucho tiempo. No lo dudes y prueba a hacerla: verás cómo tus comensales se chupan los dedos.

Deja un comentario

¿Quieres saber las novedades del jengibre?

Conéctate a nuestra newsletter y entérate de las novedades en nuestra web: nuevas recetas, información relevante, noticias,...

¡Te has suscrito a nuestra newsletter!

Pin It on Pinterest